viernes, 21 de diciembre de 2012

Las compras por internet, ¿Son seguras o se corre algún riesgo?


Hoy día se realizan millones de transacciones de compra venta de artículos o servicios a través de la red, para ello los usuarios pueden utilizar distintas plataformas para llegar a comprar o vender artículos, adquirir servicios, encontrar puestos de trabajo o incluso realizar contactos sociales.

Seguramente, todos nos hayamos preguntado alguna vez si realmente existe un riesgo a la hora de realizar alguna transacción vía internet por la compra de algún artículo o servicio, y es por esto que hemos querido abrir el primer post de nuestro blog intentando mostrar unos pequeños consejos que creo pueden ser de utilidad a la hora de ralizar alguna operación de este tipo.

Diríamos que con unas nociones básicas de conocimiento y un poco de sentido común no existe riesgo alguno. El 95% de las operaciones de compra venta por internet son seguras, pero..

¿Como podría detectar ese 5% restante de operaciones sospechosas de fraude?

En principio habría que realizar un pequeño análisis de que tipo de portales están especializados en el sector de la compra venta, y dividirlos en dos grupos.

En un primer grupo incluiría a aquellos portales que intervienen en los procesos de compra venta, es decir, los administradores del portal son los responsables de la venta directa de los artículos o servicios anunciados en el mismo. Hay muchos tipos de portales de este tipo, portales de outlet, portales de inmobiliarias, de compraventas de vehículos, de empresas que venden sus artículos..


Teniendo en cuenta esto, investigaría a que empresa pertenece el portal, si es nacional, si es una empresa consolidada..  Normalmente en la base encontraremos la sección de información legal donde toda página web está obligada a mostrar los datos de su propietario.

Si toda la información legal de la empresa propietaria del portal la encontramos en orden y se trata de una empresa consolidada, finalmente realizaría una búsqueda en google para asegurarme de que realmente ese portal pertenece a esa empresa. Esto lo añado porque se ha dado el caso de que algún estafador haya creado clones de webs falsas simulando a otras empresas para engañar a los usuarios.

Por otro lado, encontraríamos en un segundo grupo a los portales que no intervienen en los procesos de compraventa, como serían los sitios de anuncios clasificados, que establecen un árbol ramificado de categorías (milanuncios.com, segundamano.es, anunciosocasion.es..), portales sectorizados para nichos específicos que muestran anuncios de otras empresas, como son los grandes portales especializados en el sector inmobiliario (fotocasa.es,idealista.com..), automovilístico (coches.com, autocasion.com..), laboral (infojobs.com..) o de productos o los buscadores verticales de clasificados (trovit, mitula..), que nacieron para agilizar la búsqueda de anuncios provenientes de otros portales de clasificados..

















La mayoría de estos portales permiten la publicación de anuncios a particulares, y a su vez, permiten a estos publicar sus anuncios de manera gratuita, llevando los administradores un control sobre los anuncios, para así, no publicar aquellos que parezcan sospechosos de fraude.

Pero en algunos casos los estafadores pueden engañar a los filtros, llegándose a publicar algún anuncio creado para estafar a los usuarios.

Normalmente, los estafadores que se benefician de este tipo de portales para publicar sus anuncios, suelen residir en el extranjero, y en la mayoría de los casos no hablan bien el castellano. Por este motivo es fácil identificarlos, las descripciones de los anuncios suelen estar mal redactadas, usan nombres extraños y nunca publican su número de teléfono o publican uno falso.

Otro factor a tener en cuenta, es que normalmente publican sus anuncios con precios muy bajos para captar la atención de los usuarios o incluso regalan sus artículos.

¿Cómo actuaría para realizar una transacción segura con un anunciante que ha publicado su artículo o servicio en un portal de este tipo?

Lo primero sería ver si el anunciante es particular o profesional, en el caso de que el anunciante indicase que es profesional, investigaría si realmente el artículo o servicio anunciado pertenece a la empresa que indica y verificaría los datos de contacto (email y/o teléfono) que proporciona para cerciorarme que realmente concuerdan con los de la empresa.

Si el anunciante indicase que es particular:

Siempre  intentaría contactar vía telefónica, y si al llamar al teléfono que ha proporcionado el anunciante saliese inexistente o contestase otra persona que no supiese nada de ese anuncio, desistiría automáticamente.

En el caso de que el anunciante no hubiese proporcionado su teléfono, intentaría contactar vía email.  Si al enviarle el email me contestase un respondedor automático, sospecharía, ya que la mayoría de los estafadores activan este tipo de autorespondedores en sus buzones de correo para agilizar las respuestas.

Si el anunciante contestase a mi correo, le preguntaría por especificaciones del artículo o servicio para así cerciorarme  de que realmente conoce lo que está anunciando, ya que muchos estafadores ponen anuncios a diestro y siniestro sin realmente conocer que están ofreciendo. También así podría darme cuenta del castellano que usa, como dije antes, la mayoría residen en el extranjero y suelen usar traductores mostrando errores gramaticales.

Finalmente, si ninguno de los puntos anteriores me indicase que se trata de una estafa, intentaría quedar con el anunciante, y si me fuese imposible por lejanía,  usaría como métodos de pago contra reembolso o ingreso/transferencia y me cercioraría de que los datos bancarios corresponden a una cuenta ubicada en España. Normalmente los estafadores usan Western Unión, MoneyGram o Bidpay por ser imposible el rastreo del destinatario a través de estas empresas de pago.

A continuación pondré algunos ejemplos de las estafas más utilizadas en distintas categorías:

Animales: El anunciante publica un anuncio indicando que regala un cachorro, loro, gatito.. contactas con él y te pide un adelanto por los gastos de envío. Envías el dinero y el anunciante no te envía el animal.

Vehículos: El anunciante publica un vehículo (normalmente suelen usar vehículos de lujo a precios muy bajos), te pide un adelanto para reservar el vehículo y enviártelo para que lo pruebes, finalmente pierdes el adelanto que transferiste.

 Trabajo: El anunciante publica un puesto de trabajo, te pide un adelanto para enviarte lo que necesitas para empezar a trabajar, curso de formación online, libros.. etc. finalmente no recibes nada y pierdes tu dinero.

Espero que estos pequeños consejos le sirvan para poder identificar con más facilidad a este pequeño porcentaje de anuncios de estafas que hay por la red y darle más tranquilidad a la hora de realizar sus transacciones por internet.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada